domingo, 25 de noviembre de 2012

España: empresas de bandera





A lo largo de los últimos 20 años, las empresas españolas han conseguido hacer notar su presencia en el mundo y hoy en día existe un gran número de compañías de origen español que se encuentran en posiciones de liderazgo internacional en sus sectores. Las empresas de ingeniería y construcción españolas se encuentran entre las mejores y más grandes compañías mundiales en la planificación, construcción y gestión de proyectos de infraestructura de transporte, energía, salud, educación, abastecimiento de agua, alcantarillado y otras infraestructuras. Estos grupos están presentes en todo el mundo, compitiendo con ventaja con las demás empresas internacionales del ramo. 



España es la sede del primer grupo de gestión de aeropuertos del mundo y es también uno de los principales países en tecnología para el control del tráfico aéreo. Las empresas aeroespaciales españolas en especial las que aplican la tecnología para el control por satélite y la de simuladores aéreos, ocupan también un puesto destacado en Europa. En energías renovables, especialmente energía eólica y solar también cuenta España con empresas punteras. El país es el mayor productor de energía eólica en Europa y se encuentra entre los primeros países del mundo en términos de capacidad instalada. España no sólo tiene una de las redes de ferrocarril de alta velocidad más largas y modernas de Europa, sino que también aporta su tecnología y gestión para la construcción del ferrocarril de alta velocidad La Meca-Medina-Jeddah  en Arabia Saudita, así como el enlace de de alta velocidad Ankara-Estambul en Turquía, ambos entre los proyectos ferroviarios de alta velocidad más ambiciosos actualmente en construcción en el mundo. 



Aunque algunas de nuestras cajas de ahorros se han visto seriamente afectadas por la crisis, España cuenta con instituciones de crédito muy sólidas y solventes. Los bancos españoles están entre los más grandes de la zona euro y entre los líderes del mundo en la banca minorista, con presencia masiva en las Américas y en toda Europa. España cuenta también las empresas líderes mundiales en ciencias de la vida, tecnologías ambientales, distribución de moda y telecomunicaciones.



Todos estos éxitos logrados por las empresas españolas, junto con las mejoras de la posición competitiva traídas por la crisis y las reformas en curso, permiten albergar la esperanza de que esas empresas sigan consiguiendo éxitos que ayuden a la recuperación de la economía de un país que ha demostrado y sigue exhibiendo por el mundo su capacidad de trabajar y hacer bien las cosas.


J. T.